Mando Morse

El sistema de monomando Morse es una invención muy práctica. Se dice que los barcos de los años 60 que tenían doble palanca para cada motor, y patrones con yates de motor doble que decían que “mejor haber tomado un gin-tonic antes de atracar”. Ahora para el control del gas y de la marcha no representa ningún tipo de inconvenientes con este ejemplar de mandos. Habitualmente, el mando tiene a disposición una palanca integrada para embragar o no al tiempo que se acelera. Algún tipo intermedio, que aún es muy abundante en barcos de cierto tiempo, se bloqueaba o desbloqueaba el embrague mediante un pulsador. Puedes adquirirla en nauticaglobal.es

Problemas que se pueden presentar

Aunque el desgaste de estos no se da frecuentemente, pero a lo largo de la vida de la embarcación, cuando se da, puede impedir su uso. Se habla de la rotura del cable del gas o de la inversora del monomando Morse, llamado “TELEFLEX”.

Cada cierto tiempo (años), por causas de las vibraciones, por el retorcimiento al que se someten diversas instalaciones o al desgaste debido a la exposición al ambiente marino, se rompe la conexión entre el cable interno y el extremo roscado. Cuando pasa, se puede notar que el motor embraga pero no acelera.

Debes tener en cuenta

Una primera impresión que se puede llegar a pensar que se ha quedado sin carburante, o que algún filtro está obturado. Al momento de acceder al motor y se nota que el mando no transmite el movimiento al acelerador del motor; es porque se ha roto el cable Teleflex.

Para comprobar por teléfono si existe en alguna tienda cercana, encontrarás la referencia en uno de los extremos de la funda de plástico del cable. Se debe colocar el mismo tipo y longitud de cable, y su cambio no debería llevar más de una hora.

Náutica Global tiene también un servicio dedicado al alquiler de yates en Ibiza más que recomendable puedes echar un vistazo aquí

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *